Press "Enter" to skip to content

Ringana: ¿estafa piramidal o network marketing?

Ringana es una empresa austriaca que se dedica a la venta y distribución de productos de belleza y que poco a poco se ha ido posicionando en el mapa de las grandes empresas multinivel e internacionales. Se fundó en 1996 y, según narran su historia, comenzó como un trabajo experimental que los llevó a desarrollar una fórmula propia de cuidado para la piel que actualmente ha ganado una gran cantidad de adeptas y adeptos.

         La gran novedad de Ringana es que todos sus productos son tan naturales que difícilmente duran mucho tiempo, esto debido a que sus fórmulas no incluyen conservadores artificiales. La empresa también utiliza tecnologías no tan novedosas, pero sostenibles, como el retorno de sus envases y el packaging totalmente reciclable que la posicionan como una de las empresas de belleza con más responsabilidad social del mercado contemporáneo.

         Ringana opera como otras grandes empresas multinivel del corte de Avon o Herbalife. Es posible conseguir sus productos a través de su página web: sólo es necesario registrarse y realizar la compra como cualquier otra compra por internet. Sin embargo, también es posible hacerse “socio” Ringana y generar ingresos a través de la venta de sus productos y de la recomendación/reclutamiento de nuevos “socios”.

         Este tipo de modelos empresariales, mejor conocidos como empresas multinivel o network marketing han estado en la mira de los expertos en finanzas debido a su similitud con el sistema piramidal de negocios, el cual está clasificado como una estafa.

 Ringana, ¿estafa piramidal?

Para entender la preocupación de los expertos, conviene explicar algunos términos que podrían confundirse o malinterpretarse, como la diferencia entre sistema piramidal de negocio y network marketing.

         Una de las principales diferencias entre uno y otro es el producto. Por lo general, en los sistemas piramidales es notoria la ausencia de producto a vender, ya que el “negocio” está en conseguir cada vez más inversores con la promesa de ganar una comisión por cada nuevo integrante y, a su vez, por cada nuevo integrante de la red de inversores que tus adeptos consigan. Por eso el nombre de piramidal, porque, en realidad, sólo los inversores más viejos —que se encuentran en la punta de la pirámide— son los beneficiarios reales del resto de la pirámide. El problema con este sistema es que en el momento en el que no se logra superar la cantidad necesaria de nuevos inversionistas todo el sistema colapsa, ocasionando la pérdida de las inversiones de los estratos más bajos —es decir, de casi todos los participantes.

         Es lógico que este tipo de sistemas haya sido considerado ilegal en gran parte de los países occidentales. Sin embargo, y como cabría de esperarse, las promesas de dinero fácil y la ignorancia de las personas han llevado a muchas empresas a utilizar sistemas muy parecidos al piramidal por su eficacia para los estratos más altos. Muchas de esas cosas son similares a la projección del precio del Bitcoin y las ganancias hechas con software de trading como el Bitcoin Bank.

         Uno de éstos es el network marketing, el cual, a diferencia del piramidal, sí tiene un producto. Este tipo de empresas, como Avon, Herbalife o Ringana, ofrecen un producto que será distribuido a través de una red de vendedores independientes, quienes tienen que, primero, comprar el producto a la empresa, hacerse socios de ésta y, posteriormente, recibir descuentos y una comisión de venta. Los beneficios son varios, entre los que podemos contar la independencia del trabajo en cuanto a horarios y honorarios —idealmente ganas lo que trabajas—, pero también tienen sus desventajas, tales como la ausencia de un salario fijo, la obligatoria inversión inicial y la nula posibilidad de prestaciones legales.

         Ringana, al igual que otras empresas multinivel, lucran con la idea de la meritocracia según la cual la recompensa por tu trabajo será igual de grande que el empeño que has puesto en él; idea que, por supuesto, no toma en consideración las circunstancias adversas de los sistemas políticos y culturales. Por ello, se habla de una Ringana como una estafa piramidal, ya que, la gran mayoría de los casos los socios sólo son compradores que nunca serán capaces de recuperar su inversión inicial.

         Con esta información, más vale descreer cada que una empresa se venda como “socialmente responsable” si no crea condiciones dignas para las personas que colaboran o trabajan en la compraventa de sus productos.

         Por supuesto, existen excepciones a la regla y, efectivamente, hay personas que han logrado crear una fortuna a partir de su asociación con grandes empresas como Ringana. Pero, como diría el dicho, una golondrina no hace primavera, y la norma es que la inversión en empresas multinivel resulte en una gran decepción financiera.

         ¿Cuáles son tus comentarios sobre Ringana?

Be First to Comment

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *